La Delgadina, Romance Español a Corrido Mexicano


El corrido popular mexicano se ha caracterizado por sus trágicas historias en donde muchas veces el devaneo amoroso es el detonante de dichos hechos,  uno de los tantos corridos existente de este tipo es La Delgadina que se  popularizó en México durante el siglo XIX e involucra el tema de incesto , la canción narra la historia de una joven de nombre Delgadina que al rehusarse tras el deseo de su padre de convertirla su mujer su vida termina en una trágica muerte. Son múltiples los cantantes que han interpretado este tema siendo el Cuarteto Carta blanca (familia de Lydia Mendoza) una de las primeras agrupaciones en grabarla en 1928, como era  costumbre en aquellos tiempos el tema fue grabada en dos secciones por la larga duración del corrido, al parecer sólo se conserva la primera parte. 

A lo largo del tiempo otros interpretes como Dueto América, Eugenia León, Irma SerranoCancionero SolitarioHermanas MendozaÓscar Chávez y Lydia Mendoza han agregado este tema a su repertorio   difiriendo un poco en la letra pero sin cambiar el sentido del significado, en un principio este corrido solía ser más extenso como muchos otros de aquella época pero  se fue simplificando para usos comerciales, por esta razón la cantidad de versos a veces difiere de una versión a la otra. Una versión completa y extendida con los versos recopilados de las diferentes versiones existente quedaría más o menos de esta manera:


Delgadina se paseaba
En su sala bien cuadrada
Con su manto de hilo de oro
Que en su pecho le brillaba

Levántate Delgadina
Ponte tu vestido blanco
Que nos vamos a misa
Al estado de Durango

Cuando salieron de misa
Su papá le platicaba
Delgadina hija mía
Yo te quiero para dama.

Ni lo Permita mi Dios
Ni la reina soberana
Es ofensa para Dios
Y traición para mi mamá

Delgadina hija mía
Oye bien lo que te digo
Mira si no condesciendes
Yo te pongo un buen castigo

Papacito de mi vida
Eso si no puedo hacer
Porque tú eres mi padre
y mi madre tu mujer

Júntense los once criados
Ponga presa a Delgadina
Remachen bien los candados
Que no se oiga voz ladina

Papacito de mi vida
Tu castigo estoy sufriendo
Concédeme un vaso de agua
Que de sed me estoy muriendo

Júntense los once criados
Llévenle agua a Delgadina
Unos en copas doradas
Otros en tazas de China

Cuando le llevaron agua
Delgadina estaba muerta
Con sus manitas cruzadas
Tenía su boquita abierta.

La cama de delgadina
De ángeles esta rodeada
La cama del rey su padre
De demonios apretada

Delgadina está en el cielo
Dándole cuenta al Creador
El rey su padre en el abismo
Con el demonio Mayor

Ya con esta me despido
Con la flor de clavelina
Aquí termino cantando
Versos de la Delgadina

 


Los orígenes de esta canción en realidad vienen de un cuento y romance  Español por lo que el corrido simplemente es una adaptación de aquél antiguo romance medieval  que lleva por  mismo nombre La Delgadina,  al igual que en el corrido  este cuento y romance hablan sobre un malvado rey que  sometió a su hija a un castigo  privándola de toda agua como un intento de doblegar su voluntad para que cediera esposarse con él, aunque no se sabe a ciencia cierta si este romance fue inspirada o basada en hechos reales esta historia puede tener ciertas similitudes con historias de personajes históricos de la realeza medieval como se da en el caso conocido de  Dimpna de Irlanda.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente